El phishing es un ciberataque que se caracteriza por suplantar la identidad de alguna empresa o servicio para robar información de la víctima. Los delincuentes, buscan robar tu información financiera como números de tarjetas de crédito, contraseñas, información de cuentas y otros datos.

La forma en que operan, es comúnmente por mails o mensajes de texto, pero los correos por envío masivo es su táctica fundamental. Dentro de las características que los diversos tipos de phishing usan en la práctica, destacan:

  • Problemas de carácter técnico.
  • Recientes detecciones de fraude y urgente incremento del nivel de seguridad.
  • Nuevas recomendaciones de seguridad para prevención del fraude.
  • Cambios en la política de seguridad de la entidad.
  • Promoción de nuevos productos.
  • Premios, regalos o ingresos económicos inesperados.
  • Accesos o usos anómalos a tu cuenta.
  • Inminente desactivación del servicio.
  • El uso de una imagen oficial de alguna institución
  • El notificarle a la víctima que hay algo mal con la cuenta o que se requiere actualizar la información del usuario
  • El compartir una liga que dirige a un sitio falso
  • El pedir datos personales

De igual manera, los servicios que son mayoritariamente utilizados para efectuar los crímenes y robar fácilmente la información por los formularios que se rellenan, son los siguientes:

  1. Bancos y cajas
  2. Plataformas de pago online
  3. Redes Sociales
  4. Páginas de compra/venta
  5. Juegos online
  6. Soporte técnico
  7. Servicios de almacenamiento en la nube
  8. Servicios que proporcionan las empresas públicas
  9. Cualquier servicio de mensajería postal
  10. Falsas ofertas de empleo

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *